¿PORQUE MANTENER UNA EXCELENTE FIGURA?

Cuando mis pacientes vienen a la consulta con el deseo de realizarse una cirugía estética, en general manifiestan el deseo de realizar un procedimiento que mejore su apariencia física, por ejemplo la liposucción implica una cambio físico importante que se representa en un cuerpo delgado y armonioso.

Es muy importante recordar las razones que motivaron la decidion de operarsen, como: Mostrar una figura delgada y armoniosa, usar tallas menores de ropa, disfrutar las compras de ropa, sentirse cómoda en vestido de baño, estar motivadas para ir al gimnasio, mejor salud, socializar con más facilidad, etc. Hay motivaciones y anhelos profundos como: sentirse atractiva a los demás, sentirse mejor consigo misma, con más energía , felicidad interior, con más seguridad y autoestima.

Una vez realizada la cirugía Plastica, durante los primeros meses de postoperatorio que es generalmente el tiempo en que estamos en controles médicos, podemos ver como se cambia y mantienen buenos hábitos alimenticios, de salud, en general de cuidados de sus cirugías.

Posteriormente se pierde el contacto y muchas de mis pacientes continúan sus nuevos hábitos adquiridos alimenticios, de ejercicio, de salud física y mental, pero lamentablemente otras pacientes seguramente con una rutina diaria llena de compromisos y obligaciónes, pronto olvidan estas motivaciones que les permitió operarse y cambiar de peso y perdida de un buen resultado quirúrgico.

Por esto el primer y más importante paso para mantener nuestra cirugías u obtener el peso deseado es escribir las razones y beneficios por las que quiero estar con una excelente figura, la recomendación es crear una lista de las misma y leerla todos los días, hasta que nuestro inconsciente las asimile y se hagan automáticas en nuestro pensamiento, es importante anotar que el inconsciente aprende por repetición, no es suficiente decirle que ya lo sabemos , hay que hacerlo diariamente para que sea integrado en nuestra mente, es recomendable hacerlo frecuentemente en épocas de mayor desorden alimenticio como estados de ansiedad, stress, las vacaciones o los fines de semana.